martes, 4 de noviembre de 2014

“NO DEJAR DE LADO A NADIE”


Diego Sánchez Sánchez
La Paz - Bolivia



Ahora en Bolivia estamos tomándonos el tiempo y las energías para intentar iniciar una actividad significativa con los jóvenes de uno de los barrios alejados y más pobres de El Alto, como es Senkata. Ahí vamos a la búsqueda de muchachos y muchachas que cuando eran más pequeños formaban parte de nuestras Bibliotecas de Calle o de nuestras Salas de Lectura y Bienestar, pero que ahora ya son adolescentes.

Antes de proponer cualquier actividad “recreativa” que los “aleje del alcohol y las pandillas”, queremos construir con ellos mismos un espacio que los haga sentir libres para soñar y libres de comprometerse. Es en esta realidad donde encontramos a Fabiola, una adolescente de 14 años, que además de vivir en pobreza es sordo-muda. Ella ya no va a clases hace dos años porque una escuela especial para estas personas es muy cara para su familia. Sin embargo todo ello no le impide a Faby querer ser parte de “algo”, de un grupo de amigos, aunque encuentre en su comunidad muy pocas personas que la entienden cuando ella habla con las manos.

Tuvimos un paseo por el campo con Faby y otra joven que participa en nuestro proyecto. Ha sido una salida muy relajante. En el camino Faby se detenía a recolectar plantas de varios tipos para que las oliésemos. El camino estaba lleno de flores y Faby se maravillaba y nos maravillaba por la manera en la que daba rienda suelta a sus sentidos.

Nosotros los animadores estábamos concentrados en nuestras conversaciones pero Faby lograba percatarse de todo un mundo que nosotros pasamos por alto. Un mundo de aromas, de brisa en la piel de pájaros haciendo nidos en los cerros.

La otra joven que participó de esta actividad es su amiga y logra traducirnos un poco de lo que Faby quiere que entendamos. Como su amiga, hay pocas personas, además de su familia, con las que Faby puede comunicarse y pienso que ese mundo es muy cruel para alguien como ella, un mundo que más allá de la situación de pobreza, la rechaza o no se toma el tiempo para entenderla y decide simplemente no tomarla en cuenta.

Todo lo que vivimos con Faby y con los jóvenes me hace pensar mucho en el tema para este año del 17 de octubre , Día Internacional para laErradicación de la Pobreza Extrema, que habla precisamente de “No dejar de lado a nadie”.

¿Qué tal si en lugar de hacer una actividad que guste o entretenga a la mayoría de los jóvenes, nos damos la tarea de aprender un lenguaje básico de señas para permitir que Faby pueda ser parte de lo que hacemos?

Así, el éxito de los esfuerzos de una comunidad podría ser el permitir que alguien como Fabiola pueda ser parte activa de lo que hacen día a día.

Fabiola, es tan solo un rostro de muchas personas que dejamos de lado solamente porque no hay tiempo de comunicarnos con ellas. Dejar de lado a alguien es no crear las condiciones necesarias para que una persona haga uso pleno de su derecho de ser parte de una comunidad: “comunicarse con los demás”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada